Transversal 29 N° 36-29
PBX 368 3500 FAX 369 5475
Bogotá - Colombia
Coop

Representantes de  diversas Cooperativas de Trabajo Asociado de todo el país se reunieron ayer para discutir las posibilidades y  plantear alternativas desde los ámbitos jurídico y empresarial  para este tipo de cooperativas. La idea es propiciar un espacio de reflexión sobre el contexto, sacar conclusiones y hacer recomendaciones para enfrentar la situación actual de las CTA. El espacio se dio en el Comité Nacional de Cooperativas de Trabajo Asociado, de Confecoop, coordinado por Ascoop.

Contrario a lo que puede pensarse, la coyuntura presenta más ventajas que problemas. Es favorable, pues brinda la posibilidad de fortalecer el sector, de cambiar los imaginarios que existen frente a las CTA y de agrupar a todo el sector para pensar en unas acciones conjuntas y unos emprendimientos propios.

Así lo afirmó Jhon Jairo Gómez, Presidente Nacional del Comité Nacional de Cooperativas de Trabajo Asociado,   “El sector se está agrupando para mirar nuevas posibilidades para las CTA auténticas, desde el punto de vista de las acciones de operación logística y de unos emprendimientos propios donde no hay tercerización. Desde el punto de vista de la reputación, es una labor de titanes recuperarla, pero estamos dispuestos a hacerlo porque creemos en este modelo, pues son 20 años viendo los beneficios colectivos. El Estado debe cumplir con  la constitución, promover las CTA legales, –aquellas que respetan los siete principios a cabalidad– y generar mayores espacios para el crecimiento de este tipo de empresas, que son en su mayoría microempresas”.

El reto principal es transformar la opinión, mostrar los beneficios de las CTA y desarrollar estrategias de comunicación y divulgación efectivas para que más colombianos sepan que  las CTA auténticas son una alternativa efectiva para el desarrollo humano, que promueve la asociatividad, como lo afirmó Alfredo Ayarza gerente de la  CTA Cooperativa Editorial Magisterio: “El Modelo de cooperativas de trabajo asociado es una figura ideal pensándolo en términos de desarrollo humano, porque permite asumir proyectos empresariales, siendo parte de ellos y desprendiéndose de la heteronomía de tener un patrón y acogerse a la autonomía de ser su propio patrón y el de los compañeros, es una figura que promueve la asociatividad, una cualidad muy necesaria en estos tiempos”.

Para Mauricio Cifuentes, gerente general de la cooperativa Coopsein, “Este comité es una oportunidad para defender el modelo, que ha generado bienestar a buena parte de la población colombiana y construir una cultura ciudadana de lo que significa ser empresario, ser independiente laboralmente, es un problema cultural”.

Las alternativas son muchas, así como las posibilidades y los retos. Difundir la idea de que este tipo de empresas son una alternativa real para el desarrollo del país y para generar una mejor calidad  de vida  y de trabajo digno, con el respeto por las personas.  El panorama es complejo y muy difícil para las auténticas CTA, pero es la oportunidad para mostrar los resultados y las cualidades de las CTA, la capacidad de autogestión  y mostrar a los asociados su calidad de dueños, administradores y directivos; fomentar la agremiación, y cooperar entre cooperativas, para lograr mantenernos en un escenario económico como el colombiano, dándole la importancia que se merece el modelo.

A pesar de las dificultades, incomprensiones y limitaciones legales, desde Ascoop seguiremos promoviendo el modelo asociativo  de trabajo, apegado a los parámetros  doctrinarios y legales, pues estamos convencidos de que superadas aquellas se podrá mostrar la vigencia, utilidad y pertinencia de este modelo, para crear y mantener puestos de trabajo digno y sostenible, como ocurre en todo el mundo.

Fuente: cooperar En Argentina se reconocen la importancia de destacar  la imagen cooperativa como la posibilidad de conseguir equidad y  distribución equitativa del ingreso. La Cámara Alta aprobó esta noche un proyecto presentado por Liliana Fellner, presidenta de la Red Nacional de Parlamentarios Cooperativistas. El encuentro más importante del sector cooperativo concluye este jueves y viernes después de cinco meses de discusiones sobre temas estratégicos de la economía nacional. (COOPERAR).- “Promover una mayor participación del cooperativismo en el producto bruto nacional y en la generación de puestos de trabajo, así como una mejor calidad de la gestión para la producción de bienes y prestación de servicios”, fue uno de los objetivos del sector cooperativo destacados por el proyecto de Declaración. El texto presentado por Fellner y la vice-presidenta de la Red, Elsa Ruiz Díaz, subrayó que el CAC se propone “destacar la imagen cooperativa como símbolo de equidad y justa distribución del ingreso, reconociendo en su accionar un modelo de gestión democrática con responsabilidad social”. También resaltó los objetivos de “lograr una mayor participación y compromiso del movimiento cooperativo en los sectores educativos, culturales y en las políticas públicas”, y de “conseguir la traducción de las recomendaciones a disposiciones legislativas y ejecutivas”. La iniciativa señala que el CAC 2012 es significativo dado que durante el presente año se celebra el Año Internacional de las Cooperativas, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en el año 2009, bajo el lema Las empresas cooperativas construyen un mundo mejor. El Congreso Argentino de las Cooperativas (CAC) es convocado por las confederaciones COOPERAR y CONINAGRO, representativas del sector agropecuario, de servicios públicos, crédito y consumo, vivienda, salud, turismo y trabajo, entre otros rubros, y tiene el respaldo del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes). Este jueves y viernes, en Rosario, cerrará su séptima edición. La anterior había sido en 2004, con la declaración de interés por el Poder Ejecutivo Nacional, “luego de una de las crisis sociales, políticas y económicas más importantes de la historia Argentina”. La resonancia del cooperativismo en el Congreso de la Nación viene creciendo desde que fue conformada en mayo la Red Nacional de Parlamentarios Cooperativistas, integrada por legisladores de ambas cámaras. El proyecto aprobado esta noche ancló ese hecho en “la trayectoria histórica que ha tenido el movimiento cooperativo en el desarrollo económico, social y político en nuestro país”. PRENSA Confederación Cooperativa de la República Argentina (COOPERAR) Foto: venasabiertasamericanas.com

Fuente: www.portafolio.co

En Colombia, el modelo cooperativo ofrece amplias oportunidades de crecimiento económico y social.

Su gran valor radica en los principios filosóficos y prácticos que le dan sustento y que la diferencian de la economía de capital.

Construye equidad social y riqueza colectiva y democrática en un país que clama mejores oportunidades de desarrollo para la gran mayoría de los colombianos.

El cooperativismo tiene en el Estado un marco de regulación, promoción, fomento y supervisión con lineamientos normativos para su desempeño empresarial.

El actual Gobierno, en su Plan Nacional de Desarrollo 2010-2014 ‘Prosperidad para todos’, integra a este subsector en sus diferentes políticas públicas.

Adicionalmente, se encuentran en implementación las recomendaciones del Documento Conpes 3639 de 2010, que busca el mayor desarrollo empresarial de las organizaciones que lo integran para propiciar igualdad de oportunidades con otros actores de la economía nacional.

La gestión de la Superintendencia de la Economía Solidaria está orientada al ejercicio de la supervisión como instrumento generador de confianza hacia las cooperativas, fondos de empleados y mutuales.

Un modelo económico que cada vez logra un mayor espacio en un mercado altamente competitivo.

Con base en los reportes de las organizaciones supervisadas, vemos un dinámico comportamiento de todas sus cuentas y una creciente participación en todos los segmentos de la población, especialmente entre los sectores menos favorecidos.

¿Qué vemos desde la supervisión?

Un subsector que, a diciembre del 2011, integra a más de 5,3 millones de asociados, quienes han aportado 5,7 billones de pesos como capital social e hicieron depósitos por más 6,034 billones, y genera más de 97.000 empleos.

Es una muestra de confianza en este modelo empresarial que los retribuye con servicios y beneficios para sí mismos y sus familias, que no encontrarían en otras formas empresariales.

Estas cifras son, en buena parte, producto del acompañamiento de la Superintendencia, a partir de visitas institucionales, la aplicación de los indicadores de ley y financieros, y el monitoreo y seguimiento a la situación de las organizaciones supervisadas.

El sector cuenta con un modelo de supervisión estructurado acorde con sus características propias, requisito necesario para que puedan enfrentar los retos del mercado y se protejan los intereses de los asociados.

Durante los últimos años, la Superintendencia de la Economía Solidaria ha afinado las herramientas de vigilancia, inspección y control para detectar riesgos y evaluar de forma integral la solidez de estas organizaciones.

Como parte de este nuevo modelo de supervisión, la Superintendencia ha definido tres frentes de acción.

Expedir normas para la administración del riesgo en las organizaciones vigiladas con actividad financiera.

Despachar, igualmente, las disposiciones que en materia de reporte aplicará el sector supervisado bajo los estándares internacionales de información financiera y de aseguramiento de la información.

Elaborar una guía de gobernabilidad para los estamentos directivos y asociados de las entidades vigiladas, para proteger los intereses de los asociados y de la comunidad, generar confianza, y fortalecer el sector como alternativa de desarrollo social y económico de Colombia.

Enrique Valencia Montoya

Superintendente de Economía Solidaria

Fuente: Gerencia de Comunicaciones de La Equidad Seguros O.C. El Club Deportivo La Equidad Seguros y Cruz Azul Fútbol Club  se unen a la celebración del Año Internacional de Las Cooperativas, en un partido amistoso, el próximo 8 de septiembre , en el Estadio de Techo.

Conocedores de los valiosos principios cooperativos universales que marcan nuestra forma de trabajar con una visión empresarial, desde la Gerencia de Comunicaciones de La Equidad Seguros O.C. y en nombre del Dr. Clemente Jaimes, tenemos el agrado de informarles que el próximo 8 de septiembre, a las 3:00 de la tarde en el estadio Metropolitano de Techo, se llevará a cabo el partido amistoso entre el Cruz Azul Fútbol Club y el Club Deportivo La Equidad Seguros, con el objetivo de celebrar el Año Internacional de las Cooperativas y los 30 años de fundación del equipo de fútbol del cooperativismo colombiano.

 Todo esta preparado para esta gran celebración... Me permito compartirles algunos detalles de esta fiesta inolvidable para el cooperativismo colombiano, la cual tendrá como escenario el Estadio Metropolitano de Techo en la cuidad de Bogotá. Los medios de comunicación más destacados de Colombia ya han reseñado el juego amistoso y han confirmado su asistencia para cubrir el evento. Numerosas cooperativas y representantes del gremio han confirmado su asistencia para celebrar juntos.

Adjunto afiches en .jpg. Agradecemos compartir esta grata noticia con el sector cooperativo nacional e internacional a través de sus portales de internet, solo a través del principio "Cooperación entre cooperativas" es posible llegar a realizar proyectos de alto impacto.

Cualquier inquietud adicional, no duden en consultarnos.

                                    

Fuente: http://wsp.presidencia.gov.co/Paginas/Presidencia.aspx

Por considerarlo de interés público, publicamos el documento que contiene el Acuerdo General para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, suscrito el 26 de agosto de 2012 en la Habana Cuba entre los representates del Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc. Debemos resaltar el hecho de que el primer punto "Política de desarrollo agrario integral" en su numeral 5, hace referencia a  "Estímulo a la producción agropecuaria y a la economía solidaria  y  Cooperativa. Asistencia técnica. Subsidios. Crédito. Generación de ingresos. Mercadeo. Formalización laboral".  Ascoop y el cooperativismo colombiano estaremos atentos a los avances de este proceso y seguiremos informando de acuerdo con las circunstancias del mismo.

Leer el documento completo aquí.

Foto: Presidencia de la República

Fuente: www.organizacionessolidarias.gov.co

El modelo cooperativo y la economía solidaria en el Tolima son una alternativa para el desarrollo social y económico de la región. Esta afirmaciòn se hizo en el marco de la celebraciòn del Año Internacional de las Cooperativas, organizado por Confecoop Tolima.

En el marco de la Celebración del 2012 Año Internacional de las Cooperativas, Confecoop Tolima  organizó un evento conmemorativo que reunió a más de 200 líderes del sector en la región.

La celebración se llevó a cabo con un acto protocolario al que asistieron autoridades del departamento del Tolima,  el director nacional de Organizaciones Solidarias de Colombia, Luis Eduardo Otero Coronado y representantes de la Superintendencia de Economía Solidaria, de Confecoop Nacional y de diversas organizaciones del sector solidario.

En este acto, el Concejo de Ibagué hizo un reconocimiento a la labor que el sector solidario está realizando en las escuelas rurales del departamento donde se invierten el 20% de los excedentes generados por el sector cooperativo del Tolima.

El director nacional de Organizaciones Solidarias de Colombia resaltó que el sector cooperativo del Tolima genera 3.161 empleos y que éste es una alternativa real para el desarrollo social y económico de los tolimenses. Además reiteró el compromiso de Organizaciones Solidarias de Colombia para la protección y fortalecimiento de las cooperativas de la región.

En el evento, Confecoop Tolima hizo el lanzamiento de la revista Tolima Cooperativo, publicación que busca visibilizar el aporte del sector cooperativo en el departamento.

Tomado de: www.organizacionessolidarias.gov.co

Fuente: http://sociedad.elpais.com
  • Las cooperativas cobran fuerza como una opción para cubrir las necesidades derivadas del adelgazamiento del Estado de bienestar
  • Negocios orientados al consumo, al trabajo y a los servicios ofrecen soluciones alternativas y participativas

El complejo deportivo municipal Manuel Santos García, en la localidad sevillana de Gerena, es un hervidero de actividades. Cursos de natación y gimnasia acuática en la piscina climatizada, baloncesto, futbito, pilates, aeróbic, bailes de salón, salsa, merengue, patinaje. No por iniciativa del Ayuntamiento, ahogado por la crisis como la mayoría en estos tiempos, sino por el tesón de cuatro vecinos que se han empeñado en dar la máxima utilidad a un recinto construido a lo grande con fondos del Plan E, e inaugurado a bombo y platillo en 2008, pero infrautilizado hasta hace año y medio por falta de presupuesto. Si la Administración no puede sacarle partido, pensaron estos ciudadanos, hagámoslo nosotros. Y se pusieron a ello. Montaron una cooperativa, Aquasport, se presentaron al concurso abierto para adjudicar la gestión y, tras ganarlo, en enero de 2011 iniciaron su proyecto: convertir las instalaciones en un espacio dinámico abierto a cualquier propuesta que dé servicio al pueblo. Hoy, hasta fiestas y cumpleaños se celebran allí.

La historia del polideportivo de Gerena es un ejemplo de cómo el cooperativismo está cubriendo algunas de las funciones sociales que el Estado de bienestar está dejando de asumir por la crisis. Pero cada vez hay más casos: atención sanitaria, cuidado de dependientes y discapacitados, servicios financieros, enseñanza, energías renovables, actividades culturales, agricultura… En España hay 22.171 cooperativas, según datos de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES). Más de la mitad de ellas están orientadas hacia los servicios; negocios que van sobreviviendo a pesar de que las cifras totales se han desinflado al ritmo que el pinchazo inmobiliario se llevaba por delante muchas de las dedicadas a la vivienda y la construcción. “Las cooperativas que nacen ahora son de trabajo asociado, de consumidores y usuarios, de educación...”, explica Francisco Martín, técnico en economía social. De enero a marzo de este año se crearon 223 empresas de este tipo, según el Ministerio de Empleo.

Las cooperativas llevan más de un siglo participando en distintos sectores de la economía en todo el mundo. Ahora, en una época particularmente complicada, muchas de ellas ofrecen salidas innovadoras a los retos que se derivan de la crisis. “Son respuestas que parten de la cooperación entre la gente, de no esperar a que las Administraciones públicas resuelvan los problemas, sino de que los ciudadanos busquen la solución por sus propios medios”, analiza Íñigo Bandrés, de la Red de Economía Social y Alternativa (REAS). “Igual que tras la Guerra Civil muchos pueblos a los que no llegaba la luz o el agua corriente montaron cooperativas para autoabastecerse, el modelo puede servir ahora para hacer frente a los recortes de los Gobiernos en muchos ámbitos sociales”, afirma Ana Isabel Ceballo, presidenta de la Unión de Cooperativas de Consumidores y Usuarios de España (UNCCUE).

El complejo Servimayor no nació sobre el lecho de los recortes, pero sí surgió para cubrir una necesidad que la Administración no cubría: la de un pueblo de 3.200 habitantes, Losar de la Vera (Cáceres), que quería tener una residencia de mayores. Fue entonces cuando Santiago Cañadas —que entonces tenía 74 años— y otro vecino tuvieron la idea de juntarse en una cooperativa para construir el centro. Además, a su gusto. “Queríamos tener un buen sitio al que ir cuando no pudiéramos valernos. Las residencias privadas no nos gustan. Allí pesa más el dinero que las personas, así que pensamos en otro modelo”, explica Cañadas. Un lugar para no depender ni de la Administración ni de los hijos, y al que, tras la inversión, pudieran acceder a precio de coste.

Enseñanza, energía y agricultura son campos de acción preferente

Servimayor —que tiene su huerto, fisioterapeuta varias veces por semana o peluquería— abrió sus puertas en 2010 con 124 plazas. Tiene 150 socios. De ellos, 90 no son jubilados. Personas que, como Francisco Martín, de 57 años y socio número tres, pueden ceder la plaza a sus padres o decidir que se saque al mercado.

En Torremocha del Jarama (Madrid) faltan solo unos meses para que Antonio Zugasti, de 79 años, y el resto de socios de la cooperativa Trabensol —todos pensionistas— se muden a su nuevo hogar: un centro de convivencia para mayores conformado por 54 apartamentos adaptados. Solo les falta poner los remates, la fontanería y la carpintería del complejo que este grupo de amigos y vecinos de dos barrios de Madrid llevaban tanto tiempo ideando. Un centro basado en la sostenibilidad, la actividad y la solidaridad. “La cooperación es mucho mejor para resolver los problemas que la competencia”, apunta Zugasti, técnico de mantenimiento aeronáutico jubilado.

Los socios de Trabensol afirman que su idea no era sustituir los servicios que debe proveer el Estado de bienestar. “Debe seguir proporcionándolos, pero estos servicios están muy burocratizados. La nuestra es una forma de tomar las riendas y atender de manera directa nuestras necesidades”, dice Zugasti. Cree que su idea podría servir —eso sí, con más apoyo institucional— como ejemplo para cubrir otras necesidades desatendidas, con más participación ciudadana.

Félix Martín, secretario general de la Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios (Hispacoop), afirma que las cooperativas, además de estar llenando huecos derivados del adelgazamiento del Estado de bienestar, pueden ser una buena fórmula de emprender un negocio en época de crisis. “Es una manera más natural de hacerlo, más apoyada, porque hay socios. Y por tanto con menos riesgo”, asegura.

Las cooperativas gozan de algunos beneficios fiscales —como algunas otras entidades—, pero deben reinvertir parte de sus beneficios en un fondo destinado a la formación y educación de sus socios, y en actividades sociales dirigidas al fomento del cooperativismo. Sin embargo, la fórmula no cuenta, según los expertos, con los apoyos públicos necesarios. “No hay ayudas, ni políticas de promoción de la economía social ni de las cooperativas”, dice Bandrés, que explica que, además, muchas cooperativas dedicadas a la gestión de servicios públicos están viendo cómo gran parte de los fondos de los que se nutrían están cayendo aún más.

Pero a pesar de esto, esas y otras cooperativas resisten los embates de la crisis. Los soportan, según los datos, mejor que otro tipo de negocios, a base de ajustarse el cinturón. “Rebajan sus condiciones laborales para mantener el empleo”, apunta el experto de REAS. O incluso tratar de aumentarlo. “Nosotros no tenemos que obtener beneficios ni rendir cuentas a ningún empresario capitalista. Nuestra única ambición es cobrar nuestro sueldo, 1.200 euros al mes, y dar un buen servicio a la comunidad”, explica Francisco José Marín, el socio presidente de Aquasport. Por eso, en el polideportivo de Gerena pueden ofrecer muchas más actividades que la empresa concesionaria entre 2008 y 2011, que se dedicó a vender abonos y mantener el recinto en condiciones. Así, aguantan mejor los vaivenes de la economía: su objetivo no es crecer, sino ser sostenibles.

Joan Segarra, director del área de sociedades de iniciativa social de la Federación de Cooperativas de Trabajo de Cataluña, subraya otro motivo por el que este tipo de empresas está creciendo en plena crisis: el imparable aumento del paro y el autoempleo como salida. “Últimamente se nos llenan todas las sesiones que organizamos para ofrecer asesoramiento a nuevos emprendedores. Muchos asistentes acaban de perder su trabajo y deciden capitalizar el paro para montar una cooperativa”, señala. ¿Y por qué una cooperativa y no una sociedad limitada? “En muchos casos, por razones ideológicas. Esta es una fórmula en la que prima el trabajo de las personas, no el capital. Es una de las principales expresiones de lo que se denomina economía social, que rechaza esos paradigmas del capitalismo que han provocado la crisis”, responde Segarra.

Según la Confederación Española de Cooperativas de Trabajo Asociado (Coceta), de 2009 a 2011 se constituyeron 3.083 nuevas sociedades de este tipo y se crearon 28.558 nuevos puestos de trabajo en este ámbito. Un crecimiento que corrobora el informe de la Organización Internacional del Trabajo, que afirma que estas empresas son más resistentes a la crisis. Simel Esim, directora del área de cooperativismo de esta institución, pone el ejemplo de las entidades financieras: “Los bancos cooperativos han mejorado su rentabilidad en la crisis porque son menos propensos al riesgo y están menos orientados a obtener beneficios. Tienden a no congelar los créditos, tratan de mantener una cierta estabilidad en los tipos de interés y, en general, sus préstamos son más sostenibles”.

Las cooperativas de consumo también han experimentado un auge importante en los últimos años. “No tanto, o no solo, por la crisis como por el deseo de muchos ciudadanos de acceder a productos que no encuentran fácilmente en el mercado o resultan demasiado caros si se adquieren de manera individual”, explica el secretario general de Hispacoop. Un ejemplo de reciente creación es Som Energia, que nació en 2010 en Girona con 150 socios que querían comprar energía de origen 100% renovable sin sobrecoste respecto a la convencional. Hoy soy ya 3.267 socios y el grupo ha iniciado, aparte de su labor comercializadora, sus primeros proyectos de producción propia.

En Almocafre ya son veteranos. Esta cooperativa cordobesa de consumo ecológico ha cumplido 15 años. Se dedica a la distribución de agricultura ecológica y, además de vender a sus 150 socios lo adquirido directamente a los productores, lo comercializan también a particulares. “Es una forma de hacer ecología en la cesta de la compra, pero también de apoyar la autonomía productiva y familiar ligada a la tierra y a los métodos artesanales”, explica uno de los socios, Miguel Navazo.

Dos jubilados idearon una residencia demayores en Cáceres

También hay cooperativas mixtas. De trabajo y de consumo. Como Frescoop, ubicada en Manresa (Barcelona). Nació hace menos de un año para unir a los agricultores de la comarca de El Bages y buscar consumidores interesados en adquirir productos frescos a buen precio, “sin intermediarios que encarezcan el importe final y sin tener que desplazarse hasta los mercados locales”, explica Alba Rojas, representante de la sociedad. Las compras se hacen por una plataforma online y se ofrecen distintos puntos donde los clientes pueden recoger sus pedidos. Ya cuenta con 120 socios de consumo y otros 50 en la parte de los productores.

En los últimos tiempos han surgido otras muchas empresas que plantean argumentos similares a los de Almocafre o Frescoop. Su modelo se está consolidando, como ocurrió hace años en el norte de Europa, donde la cuota de distribución de alimentos que provienen de este tipo de negocios tiene una amplia cuota de mercado. Ahora, en países como Finlandia o Noruega empiezan a despuntar otro tipo de propuestas más orientadas a los campos asistenciales o educativos. Como guarderías o escuelas. Cooperativas que, según Martín, están en mantillas en España, pero que acabarán cuajando.

Fuente: http://sociedad.elpais.com

Foto: http://sociedad.elpais.com

El gerente de la cooperativa, José Luis Fonseca, dice que el sector no siente apoyo del Gobierno ante llegada del TLC.

Ante lo que se avecina con el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, Pollo Vencedor, sigue estrategias de eficiencia y mercadeo, así como una apuesta por la identidad del sabor del pollo colombiano.

Así lo explica José Luis Fonseca, presidente de la compañía. El empresario expresa la preocupación por lo que llama una actitud de indiferencia del Gobierno ante un sector que requiere apoyo para responder a la competencia que llegará tarde o temprano.

¿Como está la industria ahora que llegó el TLC con Estados Unidos? 

Es un tratado que afecta la industria avícola en Colombia. Podríamos tener inundado de pollon gringo el mercado colombiano, con unas perdidas enormes de empleo y de patrimonio para muchas compañías del país.

El temor a corto plazo es que empiece la presencia de pollo americano, pero lo que mas preocupa es la posición del Gobierno. Un Gobierno indiferente con el sector avícola. Aunque reconoce que el sector avícola es perdedor, no tiene una política sectorial para ayudar a que sea más competitivo.

¿Qué hacen las empresas para ser más fuertes?

Hemos encontrado aspectos en los cuales podemos hacer alianzas. En nuestra planta de proceso en Sasaima, donde usamos alrededor de un 50 por ciento de nuestra capacidad, vamos a hacerle procesos de sacrificio a avicultores de la región. Traemos, una línea de desprese automatica en Dinamarca para ser más eficientes. La inversión es de 500 millones de pesos.

¿Y qué hace la empresa?  

Llegué en enero y hemos tenido un redireccionamiento estratégico para dedicarnos a actividades con mayor probabilidad de éxito: producción, proceso y comercialización de pollo. Teníamos una planta de concentrados en Barranquilla, hicimos un acuerdo con Italcol y recuperamos 500 millones de pesos.

¿Y en puntos de venta?  

Buscamos un incremento en puntos de venta. Hoy tenemos 17 en Cundinamarca, Meta, Huila y Tolima y tenemos un plan para tener más de los cinco que hay en Bogotá. Próximamente abriremos otro en Cedritos, con un concepto diferente.

¿Consideran otros productos? 

Estamos lanzando una línea de adobados y otra gourmet con cortes y filestes especiales, con empaques adecuados, dirigidos a chefs y a amas de casa. La idea es penetrar el canal institucional, gracias a que Vencedor tiene un reconocimiento de calidad.

Fuente: portafolio.co

Foto: Portafolio.co

Canal Youtube Ascoop Ascoop en twitter Ascoop en Facebook Ascoop App Pagos en línea
Bogotá - Colombia, Domingo 21 de Octubre de 2018
Actividades del mes

eventos

Ver programación del año